sábado, 26 de septiembre de 2009

LA ESTRUCTURA DE LOS PLAZOS DE LA TASA DE INTERÉS (Parte I)

La relación que existe entre las tasas de interés a Corto Plazo y a Largo Plazo, la cual se conoce como estructura de los plazos de las tasas de interés, es importante para los tesoreros corporativos, quienes deben decidir sobre la conveniencia de solicitar fondos en préstamo mediante la emisión de deudas a Corto Plazo o Largo Plazo y para los inversionistas, quienes deben decidir sobre la conveniencia del plazo en que colocarán su capital. Por consiguiente es importante entender:
1) la forma en que las tasas de Corto Plazo y Largo Plazo se relacionan entre sí y
2) qué es lo que causa que sus posiciones relativas cambien.
El conjunto de datos aplicables a una fecha determinada, al graficarse se conoce como curva de rendimiento. La curva de rendimiento cambia a lo largo del tiempo tanto su posición como su pendiente.


Históricamente, las tasas a Largo Plazo han estado por encima de las tasas a Corto Plazo. Por esta razón, una curva con pendiente positiva se denomina curva de rendimiento normal, mientras que la que tienen pendiente descendente, se denomina curva de rendimiento anormal o invertida.